Compartir

Ahora la mejor manera de pretender soslayar los argumentos de defensa que se han esgrimido alrededor de la ya famosa acción de Teofilo Gutiérrez a Aldo Leao Ramírez es manifestar que dichos argumentos se hacen sólo por el hecho de ser costeño. Acá el tema no es de una región, acá el tema es jurídico, acá es analizar con lupa una acción que debe ser fallada con rigurosidad legal, no con argumentos baladíes que únicamente ponen al descubierto una marcada intención de sancionar al mejor estilo de Maduro. Hoy, cuando el presunto “notificador” del tribunal de penas de la Dimayor ha sido un medio de comunicación, vuelvo a insistir en mi posición jurídica al respecto:

Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho:

Los principios rectores son el margen sobre el cual debe actuarse en un procedimiento determinado, son por llamarle de alguna manera, la filosofía que guía dicho procedimiento. Pues bien, en el ya tan cacareado caso de Teo Gutiérrez he visto, leído y escuchado opinar a tantos “especialistas” que casi me convencen de que al jugador de Junior hay que extraditarlo. Pero las leyes son para cumplirlas, y el comité de sanciones de Dimayor, por muy comité paramuno que sea, no puede estar por encima de los principios rectores que guían su procedimiento, en el Articulo 1 del reglamento de la Federación se establece que: ” el investigado tiene derecho a no ser juzgado dos veces por la misma causa”, de otro lado, el reglamento de sanciones de la FIFA, que viene siendo como la constitución para las diferentes asociaciones en materia de sanciones, señala en su Artículo 72 que el árbitro adopta las medidas disciplinarias dentro del partido y que sus decisiones son definitivas, el Articulo 77 del mismo estatuto FIFA manifiesta entretanto que: “es competencia de la comisión disciplinaria sancionar las faltas graves que no hubieran advertido los oficiales de partido”, en el caso en cuestión, la presunta falta disciplinaria de Teo Gutiérrez fue advertida y sancionada disciplinariamente por la autoridad del juego, por tanto no podrá, de acuerdo a los principios rectores del estatuto disciplinario de la Federación y FIFA, ser castigado dos veces por el mismo hecho, hacer lo contrario es violentar flagrantemente las normas que rigen el fútbol en nuestro país y dar paso a la arbitrariedad que podría ser incluso materia Tutelable por violación al debido proceso.

Escrito Por: Ramiro Alfonso Jiménez Caro